Resumen debate «Raval no está en venta» 28/02/2015

cartell-raval-no-esta-en-venda-defINTRODUCCIÓN
• Se abre el acto explicando el proceso del colectivo «Raval no está en venta» desde septiembre de 2014, cuando se puso en marcha a raíz de las movilizaciones contra la devastación turística de este verano. Se explica como, durante estos meses, se ha llevado a cabo un trabajo de mapeo y recopilación de datos, que han dado lugar al dossier en el que se basa el debate. Se comenta que la intención del encuentro es dar a conocer y enriquecer el trabajo que se ha hecho, y también abrir posibilidades para que se conforme un grupo de visibilización y denuncia de las consecuencias del turismo en el Raval.


• Se explica que el debate se planteará en tres bloques:
· Cómo afecta el turismo a nuestra vida cotidiana.
· Qué podemos hacer desde el barrio.
· Medidas políticas necesarias para ponerle freno
• Asisten y participan en el debate residentes y habitantes de Junta de Comerç, Marqués de Barberà, Robador, Aurora y del vecino barrio de Sant Antoni.

BLOQUE 1: CÓMO AFECTA EL TURISMO A NUESTRA VIDA COTIDIANA
• Se hace una introducción al trabajo que se ha hecho sobre privatización del espacio público por parte de las terrazas privadas, y sobre otros aspectos de lo que ha ocurrido en el barrio en los últimos años, y se da paso a algunas intervenciones, de las que recogemos algunas frases:
· Antes de comenzar las intervenciones, se pregunta quién de las personas presentes sufre de alguna manera apartamentos turísticos y la mayoría señala sentirse afectada.
· «El turismo ya tiene poco que ver con viajar: ya no se trata de conocer gente o lugares sino de relacionarse con lo tópico y lo visual, puro escaparate»
· «El barrio está sufriendo un proceso de mercantilización total. Está el precedente de Venecia, donde el precio por metro cuadrado está tan alto que prácticamente no se puede residir allí»
· «Vivo en una finca de Marqués de Barberá en la que hay al menos 4 pisos turísticos, que además pensamos que están sin declarar. El Ayuntamiento, además, nos ha pedido una reforma de la fachada, que cuesta 180.000 euros y cuya cuota muchos no se pueden permitir aportarla. Después de una lucha, hemos conseguido que la realice el Ayuntamiento, pero aún así, se supone que se la tenemos que pagar y hay quien no puede. Una cosa que hemos visto muy clara es cómo han desaparecido la gente mayor y l@s niñ@s, y eso es un síntoma de pérdida de vida. Los principales morosos entre la comunidad de propietarios son precisamente los que tienen apartamentos».
· «Me ha gustado el dossier pero, entre las propuestas, echo de menos que se incluyan los equipamientos culturales del barrio. Yo trabajo en uno, y me parece imprescindible que jueguen un papel para construir comunidad».
· «Ya vemos bares y tiendas donde prácticamente todo se ofrece en inglés».
· «Vivo en Junta de Comerç y me afectan los apartamentos del número 23 de la misma calle y los del 37 de Robador: fiestas hasta altas horas, gritos… La Guàrdia Urbana actúa poco y tarde. Me parece increíble que no los apartamentos no tengan una persona física responsable durante las 24 horas por lo que pueda ocurrir y no puede ser que seamos los vecinos los que hagamos el papel de control. Luego está la cuestión de los skaters, que suelen ser turistas que, cuando acaban de pasearse por el MACBA, bajan al barrio y hacen un ruido infernal. Creo que se está perdiendo tejido social».
· «Vivo también en Junta de Comerç y creo que los apartamentos del 37 de Robador, los ha comprado el Ayuntamiento. Con lo que tenemos un problema es con los pisos de pakistaníes, que le alquilan a otros pakistaníes y que luego no cuidan ni los espacios ni la convivencia, y se están haciendo los amos y como no saben como va la cosa, no pagan impuestos ni nada. Creo que quieren echarnos a los de toda la vida para que se queden los de fuera y que habría que montar una plataforma para responder a eso».
· «Quienes mandan aquí son políticos que no han nacido en Pakistán y lobbies turísticos y ninguno de ellos tiene nacionalidad ni origen pakistaní y seamos rigurosos; no creo que ni Montoro ni el Institut Municipal d’Hisenda estén perdonándole impuestos a nadie».
· «Yo acabo de llegar al barrio y creo que no tenemos que enfrentarnos entre nosotros, porque tenemos un enemigo común y no importa quién paga y quién no paga impuestos. La gente que venimos de otros países también es por consecuencia de las políticas de occidente. También quería apoyar a las chicas de Robador, que tienen un problema muy importante ahora»
· «Yo vivo en Sant Antoni pero mi familia es del Raval de toda la vida y mi madre ya no se pasea por el barrio porque no lo siente como suyo. Me parece muy significativo que, salvo Carles Martí e Itziar González, quienes han estado al frente del Distrito, no vivieran en el barrio. Un tema que me parece importante, aparte de los apartamentos, es el de la cantidad de basura acumulada».
· «Uno de los temas, en relación a las basuras, es cuanto gasto, por ejemplo en gestión de residuos, provoca el turismo al gasto municipal».
· «También pasa que, en cuanto se consigue un espacio peatonal se convierte en negocio. Eso va a pasar ahora en la Plaça de Sant Agustí»
· «Para hablar de convivencia habría que hablar también de educación y es muy preocupante como están las escuelas en el barrio. Porque para que la gente se quede tiene que haber buenas escuelas».
· «Sobre las escuelas, hay un problema claro: se reparten los recursos entre los centros públicos y los concertados pero, en cambio, no se reparten los alumnos».

BLOQUE 2 + BLOQUE 3: Qué podemos hacer desde el barrio
• Los dos últimos bloques se acaban convirtiendo en uno sólo que se centra fundamentalmente en cómo actuar desde el barrio:
· «Tenemos enfrente un poder muy fuerte y no hay ninguna regulación. Ves que se ponen tiendas de móviles por todas partes y la mayoría están vacías. No se entiende».
· «En realidad sí que hay una regulación pero una que quiere potenciar una serie de actividades: por ejemplo, en el perímetro de Robador, Sant Ramon, Marqués de Barberà y Unió, hay un aspecto específico del Plan de Usos para que se instalen restaurantes con cocina propia, con la intención de hacer de esa zona un monocultivo de este tipo de establecimientos».
· «Hay que articular una respuesta y desarrollar algún tipo de mecanismo de respuesta: por ejemplo una oficina de información o algo semejante»
· «Debería haber una campaña que se manifestara de manera permanente, por ejemplo utilizando los balcones: los balcones están en todos lados y son una herramienta».
· «No podemos limitarnos a hacer denuncias legales, porque mientras esperas pueden pasar años. Otras formas serían acciones directas que estorbaran la actividad turística o que visibilizaran sus consecuencias: escraches, señalizaciones…»
· «Se podría hacer un registro de pisos turísticos no registrados»
· «Hay que visibilizar, también en positivo, nuestra voluntad de seguir en este barrio, de que no nos van a echar».
· «A ratos tengo la impresión de que nos hace demasiada mella la propiedad privada, la preocupación por el bienestar en nuestro espacio privado. Creo que tendríamos que plantear algo más desde lo colectivo que desde le malestar individual».
· «Veo muchas formas y tipos de denuncia pero al final creo que todo pasa por la presión a las instituciones».

PRÓXIMA CONVOCATORIA: Martes 10 de marzo a las 19:00 en la Casa de la Solidaritat (Vistalegre 15)

Anuncios

Los comentarios están cerrados.